top of page
nieves.jpg

Sierra de las Nieves

Comer en la SIERRA de las NIEVES, disfrutando de su privilegiado entorno natural, es toda una experiencia para los sentidos. Junto a bosques de pinsapos, quejigos y alcornoques, se alzan entre las montañas pueblos blancos donde las antiguas costumbres y la influencia árabe inspiran su gastronomía.

Los cultivos de la comarca ofrecen una gran variedad de frutas, hortalizas y legumbres a la cocina local, que se sirve de productos silvestres de los montes para aderezar sus platos.

En el recetario típico tampoco faltan las carnes de ganado y de caza ni, por supuesto, el aceite de oliva.

El mejor acompañamiento de las comidas en la Sierra de las Nieves son las aceitunas aliñadas, los embutidos y las chacinas. Son alimentos que se preparan artesanalmente, al igual que los vinos y mostos de Yunquera o Tolox.

Alozaina

Alozaina

Junto al paisaje y la alegría, difícilmente podrá resistirse a un aperitivo tan sabroso como la aceituna de mesa bien aliñada, al estilo tradicional de Alozaina, al sabor recio de la sopa hervía, alimento de pobres a la altura del más lujoso paladar, al calor vivificante de la sopa de caldo por encima, a la agridulce contumacia del potaje o de la berza o el empedraillo de chícharos, ideal para quienes buscan sensaciones encontradas.

publii.jpg
publii.jpg
casarabonela

Casarabonela

La gastronomía local de Casarabonela es variada y bebe directamente de los materiales e ingredientes propios de la comarca.

 

Las aceitunas de mesa, los callos malagueños, el arrope o la cazuela de papas con tortilla de pan rallado son habituales, junto al chivo y el conejo al ajillo, el gazpachuelo o el puchero.

 

Pero el plato estrella es el Pipeo, una olla con pipas de haba y lechuga, a la que se le añade ajos y pan frito y se acompaña con tortillitas de pan.

publii.jpg
publii.jpg
El burgo

El Burgo

La gastronomía tradicional de El Burgo ha sabido combinar a lo largo de los siglos los productos de la zona para ofrecer una rica dieta y equilibrada.

 

Entre sus recetas más destacadas encontrarás los guisillos de espárragos, el cabrito y la caldereta. Pero quizás la receta más destacada, ya que cuenta con una fiesta en su honor, es la Sopa de los Siete Ramales, que se celebra el 28 de febrero.

 

Antiguamente este plato era denominado “sopa de perros”, y se elabora a base de productos sencillos del campo que suponían el soporte base para los habitantes del pueblo en los durísimos años de la Guerra Civil.

publii.jpg
publii.jpg
Guaro

Guaro

Al acercarnos a las cocinas de Guaro descubriremos que estaca por su tradición y por la excelente combinación de sus productos de estación.

Entre su gran abanico de recetas te recomendamos sólo algunas: el conejo a la almendra, la caldereta de chivo y el “galipuche”, un cocido de verduras con tortilla típico de Guaro.

 

Un buen momento para descubrir la gastronomía local es el Festival de Gastronomía. Podrás ampliar tu lista de recetas para hacer en casa y degustar los excelentes productos de la comarca de la Sierra de las Nieves.

publii.jpg
publii.jpg
Monda

Monda

La gastronomía tradicional de Monda ha sabido combinar a lo largo de los siglos los productos de la zona según las estaciones del año, para ofrecer una rica y equilibrada dieta.

 

Entre sus recetas más destacada encontrarás la sopa mondeña, las típicas aceitunas aliñadas de la zona, el potaje de Vigilia (a base de garbanzos, bacalao y acelgas), el salmorejo de bacalao y el chivo al ajillo.

publii.jpg
publii.jpg
Ojen

Ojen

Ojén tiene en su gastronomía la esencia de los dos mundos que comparte: la Costa del Sol y la Sierra de las Nieves. Combina una sólida tradición de platos ligados al campo como el bolo de hijonos o el arroz con hinojos y un pasado marcado por la presencia del mítico aguardiente de Ojén que aún perdura en la memoria colectiva.

 

Como curiosidad, en el municipio ojeneto se degusta un plato único, los "churros mojaos", masa de churro tradicional, mojada en agua con sal en el instante previo a ingerirse.

 

No faltan en Ojén los restaurantes que miran al kilómetro cero y apuestan por la alimentación y productos de proximidad.

publii.jpg
publii.jpg
Tolox

Tolox

Al acercarnos a las cocinas de Tolox descubriremos que destaca por su tradición y por la excelente combinación de sus productos de la zona: carnes, verduras, aceite, harina y vino, setas en otoño o hierbas silvestres (tagarninas y espárragos), en primavera.

 

Te recomendamos la sopa “tolita” con el Bolo (sopa de tomate con huevos, aceite, cebolla y sal. Acompañada de naranja, pepino, aceituna o granada según la estación del año que la comamos), la carrillada, los callos, las asaduras y el bacalao.

publii.jpg
publii.jpg
Yunquera

Yunquera

La gastronomía de Yunquera está muy ligada a la gran diversidad agrícola, gracias a su prodigiosa situación geográfica y climatología. En la zona se cultivan vides, almendros, olivos, castaños, cerezos, naranjos, limoneros o aguacates.

 

La caldereta de chivo es un plato muy representativo de Yunquera. Este plato, al igual que el resto de la cocina de la comarca, viene denominado por productos del terreno. Antiguamente, cuando se celebraba el día de los quintos, los muchachos solían reunirse para festejar y preparaban este plato para degustarlo.

 

Hoy en día, la caldereta de chivo suele aparecer en la mesa de reuniones familiares o celebraciones. No hay un día especial para prepararlo.

 

Entre los platos típicos de esta zona destacan: la caldereta de chivo, la olla de berza, el conejo al ajillo, las sopas hervías o sopas de tomate, la pirriñaca y el malcocinao, un plato elaborado con garbanzos, tocino, callos, chorizo y morcilla.

publii.jpg
publii.jpg
bottom of page