top of page
garrapinadas-malaga-700x400.jpg

Frutos Secos

Almendra, Nuez Pecana, La Castaña y Nueces

 
La almendra es a la gastronomía malagueña y andaluza casi como la sal. Se encuentra desde el mencionado pan de higo hasta para hacer salsas que acompañen a una buena carne o unos caracoles, pero también en multitud de guisos como la sopa de patatas. Y, obviamente, en multitud de dulces típicos, mantequillas y hasta helados, sin olvidar el refrescante ajoblanco. Sin embargo, probablemente la mejor forma de probarlas es al estilo tostado de Alfarnate. En este pequeño pueblo del interior malagueño se tiñe de blanco cada enero con los
almendros en flor y cuentan con la mejor almendra de la zona.

 


La producción de la nuez pecana malagueña se localiza sobre todo en la comarca del Valle del Guadalhorce, donde se dan las característica idóneas para el crecimiento de este árbol: alternancia de períodos de calor con épocas de frío. La variedad más común de la nuez pecana cultivada en Málaga es la Mahan, de forma alargada, de gran tamaño, con un sabor rico y un pelado fácil. Existen otras variedades menos habituales en nuestra provincia de nuez pecana como la Western Schley, Pawnee, Wichita, Lakota o Wako. El cultivo de la nuez pecana en Málaga carece de una larga trayectoria histórica. Sin embargo, la producción es cada vez mayor. A día de hoy hay plantadas más de 300 hectáreas solo en la comarca del Valle del Guadalhorce que generan una producción de más de 200 toneladas al año.

 

 

La castaña es un fruto seco especialmente abundante en la zona noroccidental de la provincia de Málaga, donde han encontrado un clima de montaña propicio para su desarrollo. La mayoría de la producción, en torno a unos cuatro millones de kilos anuales, proviene del Valle del Genal, donde hay una superficie aproximada de 3.500 hectáreas dedicadas al cultivo del castaño. La mayor parte de la producción de estas castañas malagueñas se exporta a Europa. Los principales destinos de este fruto seco son Italia, Francia, Alemania e Inglaterra. En estos países europeos
valoran muy especialmente la calidad del producto que sale desde la Serranía de Ronda, donde existen dos grandes cooperativas. La más importante es la situada entre Pujerra y Jubrique, aunque en la de Parauta también se recogen cada año miles de kilos.

“Las castañas del Valle del Genal son muy valoradas por su calidad en países como Italia, Francia o Alemania”.
 

Garrapiñadas


“Las garrapiñadas son una de las señas de identidad de la localidad de Mijas”

 

El olor de la garrapiñada recién hecha atrae y seduce. Sabrás que hay un puesto de garrapiñadas malagueñas cerca por su peculiar aroma. Un olor que te encandilará, que guiará tus sentidos de forma inconsciente hacia ese puesto ambulante que las elabora. La garrapiñada de Málaga es un producto común en casi todos los municipios. Un producto de los de toda la vida que se puede comprar a pie de calle cuando das un paseo por el centro de la capital o cuando recorres los recovecos de los pueblos más recónditos de la provincia.

Las garrapiñadas son un fruto seco habitual en todos los rincones de Málaga, pero si hay un lugar donde este producto es tradición es en Mijas. La garrapiñada forma parte de la cultura y recetario gastronómico de este pueblo costero y es una de sus señas de identidad. Como en el resto de la provincia, las garrapiñadas de Mijas se pueden adquirir en puestos callejeros. Algunos de ellos llevan más de cuatro décadas vendiendo a pie de calle.


El olor de la garrapiñada recién hecha atrae y seduce. Sabrás que hay un puesto de garrapiñadas malagueñas cerca por su peculiar aroma. Un olor que te encandilará, que guiará tus sentidos de forma inconsciente hacia ese puesto ambulante que las elabora. La garrapiñada de Málaga es un producto común en casi todos los municipios. Un producto de los de toda la vida que se puede comprar a pie de calle cuando das un paseo por el centro de la capital o cuando recorres los recovecos de los pueblos más recónditos de la provincia.

Nueces

En un entorno inmejorable y con una historia de más de treinta años, encontramos la finca La Molinilla, el nogueral más antiguo de España de 35 has, donde nació Nueces de Ronda, dedicada a la producción y comercialización de nueces.

 

Tenemos una planta de procesado con secaderos de biomasa pero la mayoría de las veces, secamos la nuez de forma natural, lo que hace que las nueces destaquen por su calidad y sabor.

Las variedades más importantes son Serr y Howard y trabajamos distintos calibres.

 

Una de las claves del éxito de ‘Nueces de Ronda’ es el gran equipo humano que trabaja en cosecha, 20 familias residentes de Ronda, que cuidan con mucho cariño el producto.

 

Añadir también que tenemos reconocido desde el año 2021, el distintivo de Sabor a Málaga.

nueces de ronda.jpg
ESPACIO.jpg
bottom of page