top of page
MEJORES-CHIRINGUITOS-COSTA.jpg

Chiringuitos. Origen del Espeto

logo-PLAYAS DE LA COSTA DEL SOL A.I.E..p

Los chiringuitos de playa son los bares con más solera de la Costa del Sol.
 

Estos establecimientos son una de las señas de identidad del litoral de la provincia de Málaga y una de las paradas obligatorias durante tu viaje.


En cualquiera de las playas de la Costa del Sol encontrarás los tradicionales chiringuitos, además la mayoría están abiertos todo el año.

Chiringuitos  Capital

capital
publii.jpg
publii.jpg

Chiringuitos  Axarquía  Costa del Sol

comarcas
publii.jpg
publii.jpg

Chiringuitos  Costa del Sol Occidental

0001-18619897208_20210321_122137_0000.png
20200724_214650.jpg

Chiringuito El Limonero

Disfruta de nuestra cocina mediterránea como paellas, espetos, frituras, pescados y nuestras vistas al mar.
Enjoy our Mediterranean cuisine such as paellas, skewers, fried foods, fish and our sea views.

Paseo Marítimo Rey de España
c/ Alberto Morgenstern, 10
FUENGIROLA
Contacto: 657 59 47 49


 

publii.jpg
publii.jpg
el espeto

El Espeto

CANDIDATURA ESPETO.jpg

En el siglo XIX la provincia de Málaga vivía fundamentalmente de la pesca. Por aquel entonces las sardinas, debido a su bajo precio, eran un alimento de gente humilde, sobre todo de aquellos que vivían de la pesca, que se conformaban incluso con la “bastina”, que es como se llama a los restos del pescado. En 1882, cuando Miguel Martínez Soler “Migué el de las sardinas” fue él quien empezó a pinchar las sardinas en un trozo de caña y ponerlo en la arena junto al fuego.


“La gran parada” pronto reclamó la atención no solo de los malagueños, sino también de personajes ilustres de la Historia de España, convirtiéndose en un punto de referencia para personas relacionadas con el mundo del espectáculo.

 

Entre estos personajes ilustres, destaca el rey Alfonso XII, que visitó “La gran parada” el 21 de enero de 1885. Esta visita al chiringuito coincidió con un viaje oficial del rey con motivo de un terremoto que se produjo en la Axarquía.

 

«Cuando Miguel le ofreció uno de sus famosos espetos, el rey ‘atacó’ el plato con cuchillo y tenedor. En aquel momento, Miguel se adelantó y dijo: “Maestá, asin no, con los deos” (habla malagueña que significaría en español “Majestad, así no, con los dedos”).


Miguel Martínez Soler es considerado el “padre de los espeteros” . Tras él aparecieron muchos otros que han conseguido que la figura del “espetero” se convierta en una profesión que pasa de generación en generación.
En el 2018 La Comisión de Cultura del Senado ha aprobado por asentimiento una declaración institucional para que la candidatura del espeto de sardinas entre a formar parte de la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

el Espetero

El Espetero

El Espetero copia.png

El espetero es la persona que elabora los espetos de sardinas junto a las playas de Málaga, primero empala las sardinas y luego las prepara junto a un fuego.

 

Los chiringuitos junto a la playa tienen pequeñas barcas donde los espeteros asan las deliciosas sardinas.

 

Los espetos de sardinas es algo que nadie se debe perder en su visita a la ciudad y a la vez es una seña de identidad de las muchas que tiene Málaga.

 

En el Paseo Marítimo Antonio Banderas, hay un monumento dedicado al espetero malagueño.

El chiringuito

El Chiringuito

ORIGEN CHIRINGUITO.jpg

El término Chiringuito tiene su origen en Cuba y Puerto Rico, donde se utiliza una voz, de origen puramente antillano, para referirse coloquialmente a algo pequeño, corto y escaso: “chiringo o chiringa”.


Hay disputa en relación a cuál fue el primer chiringuito de España. La mayoría considera al Chiringuito del Passeig de la Ribera de Sitges como el primero en 1913.

 

En cambio en Málaga, Miguelito, ‘er de las sardinas’, había levantado en 1882 el que se considera el primer chiringuito de España en El Palo, un pueblo de pescadores en pleno desarrollo socioeconómico y que con la llegada del tranvía y el tren, los malagueños de otras zonas empiezan a trasladarse a este pueblo para disfrutar de agradables jornadas de playa. En la actualidad El Palo es un barrio de Málaga capital.


Entonces no se denominaban así, ni mucho menos. Se trataba del merendero Gran Parada, ubicado en las playas de El Palo. Hay que retroceder a los años 60 y 70 para recordar cómo era aquella zona: Humildes casas de pescadores, sin apenas playa, llena de enormes pedruscos que obligaba, a quien osaba a bañarse, a utilizar zapatillas (había quien lo hacía con simples alpargatas) para poder entrar en el mar.


Ya en aquellos años, en algunas humildes casas habían aparecido pequeños ‘chambaos’ donde se ofrecían raciones de pecaíto y algo de marisco que comenzaba a ser punto de encuentro de la gente.

el cenachero
cenachero.png

El Cenachero

El Cenachero vendía pescado por las calles de la ciudad manteniendo el equilibrio entre los dos platillos de cenachos, de ahí su nombre.

 

Los cenachos se hacían de forma artesanal con esparto, y se llenaban en las playas del litoral donde se sacaba el copo. Normalmente vendían boquerones vitorianos, pero también jureles, sardinas o chanquetes. En la escultura se aprecia cómo iba vestido el cenachero tradicional: con un fajín, los cenachos colgados, y un sombrero para aliviar el calor.


El artista malagueño Jaime Fernández Pimentel inmortalizó en 1964 en una estatua a este pintoresco personaje, que se encuentra en los Jardines de Pedro Luis Alonso en Málaga capital.

bottom of page